12 Ocasiones En Las Que El Zoológico No Fue Tan Genial Como Esperabas.

Ir al zoológico es algo genial para cualquier niño, pero algunas veces resulta bastante decepcionante. El reino animal debería devolvernos nuestro dinero por estas exhibiciones.
No odias ir al zoológico y solo ver un taladro?

Aún peor, cuando los orangutanes no son nada amables.

Cuando los hipopótamos estaban un poco ocupados.

A veces a los animales les gusta morder a la gente.

Puedes terminar con un trasero en la cara.

Siempre existe la posibilidad de terminar muerto.

Los camellos tienen una vida privada.

Terminas viendo más de lo que querías.

Un oso polar demasiado grosero.

Esa vez que una zuricata estaba demasiado emocionada.

Cuando sientes que te están amenazando.

Estos monos no entienden que hay un lugar para todo.

Si este post te ha gustado, no te lo quedes para ti y compártelo con los tuyos.

F: distractify