Este Bebé Llamado Eli Nació Sin Nariz, Pero Su Historia Está Llena De Esperanza E Inspiración.

Al traer un bebé al mundo, los papás siempre esperan que nazca saludable. Desafortunadamente, muchos factores pueden causar complicaciones y poner la salud del bebé en riesgo. En el caso de Brandi McGlathery y su bebé Eli, una extraña condición terminó siendo una bendición disfrazada.

Eli nació el 4 de Marzo en Foley, Alabama. Su madre no imaginó que algo andara mal y no fue sino hasta que nació que los doctores vieron que Eli no tenía nariz.

Eli fue llevado a otro hospital antes de que su madre pudiera asimilar lo que le habían dicho. Su hijo sufría de una condición llamada 'Arhinia congénita'. Solo 47 casos han sido reportados en la historia.

Separada de su bebé, Brandi estaba aterrorizada.

"Estaba asustada, sola y confundida... Llamaba cada 15 minutos para preguntar si mi bebé seguía con vida."

El problema más grande con la condición es que el paciente no puede comer y respirar al mismo tiempo, algo en lo que nosotros ni siquiera pensamos. Eli necesitó una traqueostomía para que pudiera respirar.

Desafortunadamente, esa no fue la última cirugía que tuvo que soportar Eli. Su madre descubrió que el necesitaría una cirugía anual para mantenerlo sano, una cantidad abrumadora de cirugías y cuentas médicas que serían noticias desalentadoras para cualquier padre...

pero ellos no sabían que iban a conocer a alguien que cambiaría sus vidas para siempre.

Su nombre es Tessa Evans. Ella nació con la misma condición de Eli la única diferencia es que ella tuvo una cirugía en la que recibió una nariz prostética.

Después de ver lo que los doctores pudieron hacer por Tessa, Brandi planeó llevar a Eli a Londres para su primera evaluación para una nariz prostética.

En los meses antes de su viaje, una increíble coincidencia sucedió. El padre de Tessa estaba visitando Atlanta, Georgia, después de ganar un viaje allí. Los abuelos de Eli estaban planeando unas vacaciones a Atlanta, así que ambas familias tuvieron la oportunidad de conocerse.

La madre de Tessa, dijo:

"Poder presentarle a Tessa a Eli fue como un sueño hecho realidad. Tessa estaba encantada con Eli y lo abrazó y acarició su cabeza. Para ellos fue solo conocer un amigo, para nosotros, fue mucho más!"

Eli tiene unos ojos grandes y está lleno de curiosidad como cualquier otro bebé.

El ya sabe que quiere ser un deportista.

Pero hasta ese entonces será el patito más lindo del mundo.

Los bebés como Eli y Tessa nos recuerdan siempre estar positivos en cara a la adversidad. No importa que suceda, ellos siguen sonriendo.

Si esta historia te ha gustado, no te la quedes para ti y compártela con los tuyos.

F: wimp