Él Vertió Huevos Revueltos En Este Tomate Y El Resultado Es Absolutamente Brillante.

Los desayunos a veces se pueden volver aburridos para muchas personas, sin embargo, hay muchísimas opciones fáciles para empezar el día de la mejor manera.
Precalienta el horno a 425F, revuelve un huevo con sal y pimienta, o lo que prefieras.

Revuelve bien.

Remueve el interior del tomate.

Pon el huevo en el tomate.

Mételo al horno por unos minutos.

Y listo! tienes unos deliciosos huevos con tomate para el desayuno!

Te gustó este post? Coméntalo y compártelo con todos tus amigos!

F: Wimp