Ella Buscó Ayuda Para Curar Su Anorexia Pero Su Escuela Hizo Algo Despreciable.

Donna Shute, una profesora con maestría en literatura inglesa, trabajaba en un colegio católico privado.

Ella era la profesora de inglés para 11 y 12 grado y además la directora del grupo de debate.

Ella desde el principio se sintió un poco incómoda con la directora, además, el salario era bajo.

Sin embargo, ella quería cambiar las vidas de las niñas a las que les daría clases.

Donna ya estaba en terapia para tratar su anorexia, sin embargo, su condición empezó a deteriorarse, así que tuvo que considerar la opción de internarse en una clínica.

Unos días antes de las vacaciones de diciembre, la directora la llamó a su oficina y le dijo que muchas otras profesoras le habían informado de su enfermedad.

También le dijo que estaba en violación del contrato de cristianidad que le exigía ser un buen modelo a seguir.

Entonces ella decidió internarse y la directora accedió a darle una licencia por 6 semanas, pero al volver, y después de varios intentos de contactar a la rectora, se enteró que su contrato no sería renovado.

Ella desde ese día decidió no volver a mirar atrás, se recuperó y hoy en día es una madre y esposa.

También se encontró con dos de sus antiguas estudiantes, quienes le dijeron que habría sido positivo tenerla como profesora, ya que su historia habría ayudado a otras chicas que habían sufrido del mismo accidente.

Te gustó este post? Coméntalo y compártelo con todos tus amigos!

F: Daily Mail