En Los 50's Se Esperaba Que Las Mujeres Hicieran ESTO Por Sus Maridos. Es Una Locura!

Es fascinante conocer de qué manera vivía la gente en el pasado - especialmente cuando descubrimos que no hay mucha diferencia con el tiempo presente. Sin embargo, a veces te encuentras con algunas costumbres pasadas que simplemente no puedes creer que la gente seguía.

Pero, ¿lo que se esperaba que las mujeres hicieran y cómo se comportaran en la década de los 50 en el mundo occidental? Bueno, esas costumbres sin dudas nos sigan dejando un poco... inquietos.

En mayo de 1955, una revista norteamericana popular en la época, llamada "Housekeeping Monthly", publicó un artículo titulado "La guía de la buena esposa" (The Good Wife’s Guide), que detalla las maneras en que una esposa debía actuar, y la mejor manera de ser una buena compañera para su marido, y una buena madre para sus hijos.

Hoy podemos pensar que estas reglas eran un poco bizarras, pero es muy interesante ver cómo todo esto ha determinado muchas cosas de nuestra sociedad actual.

Desplázate por este viaje a los años 50!

1.) Tener la cena lista. Planea con anticipación, incluso la noche anterior, para tener una deliciosa comida preparada, a tiempo para su regreso. Esta es una manera de hacerle saber que has estado pensando en él y estás preocupada por sus necesidades. alt

2.) La mayoría de los hombres tienen hambre cuando llegan a casa y la perspectiva de una buena comida (especialmente su plato favorito) es parte de una cálida bienvenida que es necesaria.

3.) Prepárate. Toma 15 minutos para estar fresca cuando llegue. Retoca tu maquillaje, ponte una cinta en el pelo y luce radiante. Él ha estado con un montón de gente cansada en el trabajo. alt 4.) Se un poco alegre y un poco más interesante para él. Su día aburrido puede necesitar un empujón y una de tus funciones es proporcionárselo. alt

5.) Despeja el desorden. Haz un último recorrido a través de la parte principal de la casa justo antes de que llegue tu marido. Recoge los libros escolares, juguetes, papel, etc. y luego pasa un paño sobre las mesas. alt 6.) Durante los meses más fríos del año debes preparar y encender un fuego para él para que se relaje. Tu marido se sentirá que ha llegado a un oasis de descanso y orden, y esto te hará sentir bien a ti también. Después de todo, encargarte de su comodidad te proporcionará una inmensa satisfacción personal.

alt

7.) Preparar a los niños. Tómate unos minutos para lavar las manos y los rostros de los niños (si son pequeños), peinarlos y, si es necesario, cambiar su ropa.

8.) Los niños son pequeños tesoros y a él le gustaría verlos hacer su papel. Minimiza todo el ruido. En el momento de su llegada, elimina todo el ruido de la lavadora o secadora. Trata de animar a los niños para que se callen. alt

9.) Muéstrate feliz de verlo. Libéralo con una cálida sonrisa y muéstrale sinceridad en tu deseo de agradarle. Escúchale.

10.) Puedes tener una docena de cosas importantes que decirle, pero el momento de su llegada no es el momento. Déjale hablar primero - recuerda, sus temas de conversación son más importantes que los tuyos. alt

11.) Haz que la noche sea suya. Nunca te quejes si llega tarde a casa o se va a cenar, o va a lugares de diversión sin ti. En su lugar, trata de comprender su mundo de tensión y presión, y su necesidad muy real de estar en casa y relajarse. alt

12.) Tu objetivo: tratar de asegurarte de que la casa es un lugar de paz, orden y tranquilidad, en la que el marido puede renovarse en cuerpo y espíritu.

13.) No lo recibas con quejas y problemas. alt 14.) No te quejes si llega tarde a casa para la cena o incluso si se queda fuera toda la noche. Cuenta esto como algo menor en comparación con todo lo que él podría haber pasado ese día.

15.) Haz que se sienta cómodo. Pídele que se recueste en una silla cómoda o que se acueste en el dormitorio. Ten una bebida fría o caliente lista para él. alt 16.) Pásale una almohada y ofrécete a quitarle los zapatos. Habla en voz baja, suave y agradable.

17.) No hagas preguntas acerca de sus acciones o de cuestionar su juicio sobre la integridad. Recuerda, él es el dueño de la casa y como tal siempre ejercerá su voluntad con justicia y veracidad. No tienes derecho a hacerle preguntas. alt 18.) Una buena esposa siempre sabe cuál es su lugar.

¿Qué tal te parecieron estas reglas para las mujeres?, ¿cómo fue la vida de tu abuela?, ¿y la de tu bisabuela?

Estas "reglas" fueron publicadas en una revista, pero imagínate cómo habrá sido a puertas cerradas, en cada hogar...

Compártelo!

F: littlethings