Fue Diagnosticada Con Cáncer A Los 17 Años. Un Año Después, Recibe Esta Noticia IMPACTANTE

Bethany Carlton, de Mackay, Queensland, Inglaterra, tenía apenas 17 años cuando fue diagnosticada con cáncer de mama. Ella sintió que su mundo se caía a pedazos.

Un día, su pareja le sintió un bulto debajo de su pecho derecho, pero ella ignoró el consejo de hacerse un eco. Tiempo después, Bethany decidió ir al médico y hacerse una ecografía y biopsia, cuando el bulto creció significativamente.

"Me sentí como la persona más desafortunada del mundo. ¿Por qué esto me estaba pasando a mí?".

Su madre, Britt Larsen, de 47 años, estaba junto a ella cuando le removieron el quiste de su seno, y cuando le dijeron que tenía un cáncer muscular poco común llamado rabdomiosarcoma.

La adolescente, que es coreógrafa, a continuación, fue visitada por un trabajador social, quien le explicó que la quimioterapia iba a afectar su capacidad para quedar embarazada. "Yo ni siquiera estaba pensando en tener hijos, esto es una locura", dijo. Ella tuvo que removerse varios óvulos antes de empezar su quimioterapia en mayo.

Pero luego de un año de intenso tratamiento de quimioterapia, sólo tres meses después de finalizarlo, madre e hija se "tambalearon", una vez más, cuando la Sra. Larsen también fue diagnosticada con cáncer de mama.

alt

"Ella entró en mi habitación y me dijo: tengo algo que decirte... tengo cáncer".

"Yo pensé: ¿hablas en serio?", dijo Bethany a Brisbane Times.

"Me empecé a reír y luego ella se echó a reír, y le dije: lo siento mucho, me siento muy mal, pero esto es tan surreal, ¿cuáles son las posibilidades de que esto ocurra?".

"Le dije: ¿por qué estás tratando de robarte a mi fuerte mamá? Soy yo la que tiene cáncer, ¡no tú!".

Madre hija ahora se apoyan la una a la otra en su tratamiento, organizando sus sesiones de quimioterapia para así poder cuidar una de la otra, y se mantienen positivas con respecto a que van a ganar sus batallas individuales, pero juntas.

alt

Bethany dijo que su madre la motivó para que ella saliera adelante, y reveló que su lucha ha demostrado lo poderoso de su vínculo entre madre e hija.

Tres meses después de su tratamiento, Bethany decidió tomar el control de su pérdida de cabello, y se afeitó completamente. Ahora usa una peluca negra que la hace "sentirse bella de nuevo".

alt

"Nunca pensé que un rayo golpearía en el mismo lugar dos veces", dijo la Sra. Larsen. "Estoy segura de que podemos superarlo juntas".

La Sra. Larsen fue diagnosticada con la etapa tres de cáncer, y se le dijo que necesitaba seis meses de quimioterapia.

Bethany está tratando de recaudar dinero suficiente para poder crear una serie de piezas de danza de canciones de Sia, que la han ayudado a través de su año de tratamiento.

alt

"Tener la oportunidad de expresar mi historia a través de mi amada forma de arte, no sólo sería un sueño enorme, si no que ayudaría a inspirar a otros a contar su historia también", dijo.

WOW...¡Una historia muy conmovedora! ¡Compártela!

F: Dailymail