La Amistad Entre Estos Dos Huérfanos Nos Demuestra Que El Amor No Conoce Barreras.

La vida en la selva puede ser muy difícil para los animales, pues con la caza furtiva y la reducción del territorio, muchas especies están teniendo problemas para sobrevivir solos.

Se dice que el amor no conoce barreras y eso es muy cierto para un elefante y una jirafa huérfanos, que han creado un lazo adorable después de ser rescatados en Nairobi.

Después de ser rescatados, les hicieron sus hogares el uno al lado del otro pues kiko era muy pequeño para vivir en los establos de las jirafas.

Loboito se puede ver tratando de seguirle el paso a su amigo de piernas largas.

De acuerdo al vocero del refugio, el pequeño elefante quiere pasar todo el tiempo junto a su amigo.

Los cuidadores son padres adoptivos de animales huérfanos que han tenido un comienzo triste en sus vidas.

Este es Kiko después de ser rescatado en Septiembre.

La jirafa bebé va a caminar con sus nuevos amigos con abrigos de colores.

A pesar de que la jirafa es alimentada con biberón, pronto necesitarán una escalera para poder darle de comer.

Los animales hacen fila para ser alimentados y jugar con uno de los cuidadores.

Kiko fue encontrada abandonada en el Parque Nacional Meru en Kenya.

Los animales reciben cuidados las 24 horas del día hasta que son lo suficientemente fuertes para ser reintegrados a la vida salvaje.

Loboito disfruta de estirar sus piernas con sus amigos.

Si este post te ha gustado, no te lo quedes para ti y compártelo con los tuyos.

F: dailymail