La Gente Le Pregunta Si Sus Hijas Son Realmente Bebés... Pero MIRA Lo Que Esta Madre Tiene Que Decir

Lola y Claire Hartley miden sólo 1 metro y medio de altura entre las dos, y son tan pequeñas que caben completamente entre los brazos de su madre. Pesan apenas 19 kilos entre las dos, a pesar de tener las edades de 9 y 14 años respectivamente, debido a que ambas nacieron con enanismo, y una enfermedad neurológica muy rara.

Las niñas están gravemente discapacitadas; tienen discapacidad visual, no pueden caminar ni hablar, y sufren convulsiones regulares. Pero a pesar de los retos que significa criarlas, su madre Gwen dice que ellas pueden disfrutar de actividades típicas de las niñas - como escuchar música rap y ver programas de bodas en la tv.

Las hermanas nacieron con enanismo, y también con una condición neurológica llamada microcefalia, que se asocia con una pequeñez de la cabeza y el desarrollo incompleto del cerebro.

Después de que nació la mayor, Claire, los médicos dijeron a la señora Hartley y su marido Scott, que la niña no iba a sobrevivir más de un año. Ellos decidieron entonces valorar cada momento con su hija, renunciando a las drogas que se le recetaron, y alimentándola con una dieta saludable, y así ella desafió a los médicos.

alt

Ahora, a pesar de la discapacidad de sus hijas, Gwen, de Kansas, Estados Unidos, dice que ellas aportan gran alegría a la familia.

Ella dijo: "La gente no puede creer que tengan casi 10 y 15 años, debido a que son tan pequeñas".

"Algunas personas reaccionan de manera inapropiada. Ellos no entienden y punto, sólo las miran y hacen caras raras de asombro. Ellos dicen: "¿qué edad tienen?"

alt

"Otros dicen: Oh, Dios mío, ¿puedo sostenerla? y dicen que son muy tiernas porque puedo sostenerlas en mis dos brazos. Algunos las ven como si fueran una experiencia religiosa, como si fueran santas o ángeles".

"Pero ellas son como cualquier otra niña, les gusta la música rap y ver la televisión, y tienen sus propias personalidades".

"Claire es relajada y se deja llevar, mientras que Lola es luchadora y necesitada. Ella quiere ser abrazada todo el tiempo".

Gwen tuvo un embarazo normal, y una exploración que se le realizó a las 19 semanas, no mostró ningún signo de anomalía. Pero cuando nació Claire, que ahora tiene 14 años, ella tenía la cabeza y el cuerpo muy pequeños, y a los tres meses de edad, fue diagnosticada con microcefalia.

Por lo general, esto es el resultado del desarrollo cerebral anormal en el útero, o no crece como debería después de nacer.

Para su horror, los médicos les dijeron que su hija probablemente no viviría para su primer cumpleaños.

alt

La madre dijo: "Fue un shock verla cuando nació. Cuando fue diagnosticada, nos dijeron que algunas personas con la condición podían crecer y hasta caminar y hablar y vivir hasta los cuarenta. Sin embargo, otros sufrían convulsiones y sólo vivían un año. Nos dijeron que nos preparáramos para lo peor".

Decidieron apreciar cada día que tenían con su hija, darle de comer una dieta de frutas y verduras, carne, huevos y leche de cabra, junto con suplementos naturales.

Pronto, ella dejó de vomitar y subió de peso, lo que permitió que su cuerpo creciera más fuerte. Ella sufrió un resfriado a los siete meses de edad, que su madre admitió que pensaba que era "el principio del fin", pero se recuperó.

alt

Cinco meses más tarde, sus padres celebraron su primer cumpleaños con una gran fiesta, ya que era un hito que nunca pensaron que iba a suceder. Entonces, cuando Claire tenía cuatro años, Gwen quedó embarazada de Lola. La prueba en el útero reveló que ella también sufría de microcefalia, y aunque se discutió una terminación del embarazo, la madre lo rechazó".

Las niñas no pueden caminar, hablar o hacer cualquier movimiento para alimentarse, vestirse o jugar. También tienen convulsiones diarias, pero estas no son dolorosas y no restringen su respiración. Los médicos no saben si algún día aprenderán a hablar o moverse, pero Gwen dijo recientemente que estaba encantada de ver a Claire mover sus gafas por sí misma.

alt

Sus padres interactúan con ellas usando juguetes sensoriales en un cuarto oscuro, y la señora Hartley dijo que tienen personalidad propia. "Ellas hacen sonidos, se comunican con sus ojos y sabemos que nos pueden entender. Ellas sonríen y ríen, y reconocen a las personas. Sé que ellas saben quienes somos".

"Son como las otras niñas de su edad. Les gusta el gangster rap, R & B y el pop. Les gusta Eminem. Les encanta el ritmo y Claire sonríe cuando el rap empieza a sonar en la radio".

Las niñas también son grandes fans de los deportes y su hermano mayor Cal, de 17 años, las ha involucrado en los juegos de baloncesto.

alt

Gwen dijo que sus hijas son "como celebridades" en la comunidad local. Ella dijo: "Las niñas han crecido en la misma comunidad, y la comunidad las quiere. Son como pequeñas celebridades aquí. Son muy conocidas".

"Su hermano, Cal, está muy orgulloso de ellas. Cuando no sabíamos si Lola sobreviviría, él dijo que no importaba si ella vivía por poco tiempo, él solo quería pasar el tiempo que fuera con ella, así fuera muy poco".

Hermosa familia con un gran ejemplo que dar... Y una historia impactante, pero muy conmovedora. ¿Qué opinas? Compártelo!

F: Dailymail