Le Dijeron Que Su HIjo Le Estaba Dando La Mesada A Otro Niño. La Realidad La Hizo Llorar.

Ella se enteró que su hijo le estaba dando su mesada a un niño bully y la razón te romperá el corazón.

Mi madre me llamó contandome que creía que mi hijo estaba siendo acosado por un compañero del colegio. Le pregunté si esto era verdad, pero resulta que él le
estaba dando el dinero porque ese niño era pobre. Parecía que estaba siendo acosado por este niño porque éste era mucho más grande que él.

Yo lo llevé a un lado y le dije que estaba bien que admitiera que estaba siendo acosado, pero mi hijo me llevó a ver a los padres de este niño y en efecto, ellos apenas tenían para comer.
Mi hijo sintió que él era más privilegiado que este otro niño, así que le propuso que compartieran la mesada.

Mi hijo entiende que es más afortunado que otros chicos. Desde ese día empecé a darle más dinero de la mesada para que compartiera con su amigo, además, le preparé bocadillos extra para que los dos pudieran comer.
También lo invité al cumpleaños de mi hijo, pero dijo que tenía que ir a casa a cuidar a su hermanita, después me enteré que tenía pena porque no tenía un regalo para mi hijo.

Al otro día, mi hijo le llevó torta a su casa, el niño estaba feliz y dijo "yo nunca había tenido una torta en mi vida, mis padres nunca pudieron pagarla", mi hijo estaba llorando cuando volvió a la casa. Un momento después, empacó todos sus juguetes y se los llevó a este niño y le dijo "no te preocupes, yo tengo suficientes".
La semana pasada nos enteramos que el padre de su amigo había muerto.Su madre apenas lograba ganar suficiente dinero, así que mi madre decidió ofrecerse a cuidar a su hija gratis para que su hijo pudiera ir al colegio. Mi hijo se puso muy feliz de saber que su amigo podría quedarse en nuestra casa después del colegio hasta que su madre lo recogiera.
Ellos han sido amigos desde ese entonces, y me he dado cuenta que al chico al que molestaban era a su amigo por ser pobre, tener huecos en los zapatos y tener una bolsa para llevar sus libros.
Esta historia la cuento porque quiero que sepan que mi hijo tiene 8 años y entiende que si tienes dinero, no debes aumentar tu manera de vivir, sino tu manera de ayudar al otro, y por esto sé que se convertirá en una excelente persona.