Mujer Adoptó Un Gato Con Una Enfermedad Terminal Para Que Disfrutara Sus Últimos Meses De Vida.

Tener poco tiempo de vida puede ser algo increíblemente triste, pero sin embargo, saber que alguien te acompañará y te cuidará en tus últimos momentos es una bendición.

Adriene Buisch, de 31 años, adoptó a Tigger, un gato de 21 años que fue abandonado en un refugio en Baltimore.

Debido a que era un gato anciano, Tigger tenía pocas probabilidades de ser adoptado, lo cual significaba que corría el riesgo de ser sacrificado.

Adriene solía ser una porrista, pero ahora trabaja como coordinadora de mercadeo en un hospital veterinario.

Adriene descubrió a Tigger cuando fue abuscar un gato para darle compañía al gato de 6 años de ella y su novio.

Tigger se acomodó muy bien en casa, pero Adriene notó que su pelaje estaba opaco, había perdido peso y bebía más agua de la que necesitaba.

Después de llevar a Tigger al veterinario, Adriene se enteró de que los riñones del gato estaban fallando y tenía un tumor del tamaño de una bola de golf. El veterinario solo le dio 9 meses de vida.

Adriene decidió quedarse con Tigger para sus últimos momentos y darle las mejores experiencias posibles.

El viaje favorito de Tigger hasta ahora ha sido a la playa, donde caminó en la arena y tomó el sol.

El próximo viaje de Tigger será a Florida donde irá a la playa y visitará a la familia.

Si esta historia te ha gustado, no te la quedes para ti y compártela con los tuyos.

F: Dailymail