Un Excursionista Notó Algo En El Fondo De Un Cañón... Después Entendió La Chocante Realidad.

En Junio de 2010, el ex-Marine Zachary Anderegg se encontraba de excursión en una zona remota de Arizona. Ahí fue cuando se topó con Riley, un cachorró que había sido abandonado en el fondo de un cañón de 100 metros.

Con nadie más a la vista, Zak decidió salvar la vida del cachorro. Afortunadamente, sus habilidades para escalar le ayudaron a lograr este difícil rescate. Durante el transcurso del día siguiente, Zak escaló el cañón de arriba abajo, arriesgando su vida varias veces, hasta que finalmente pudo sacar al perro.

Cuando Zachary se encontraba en esta zona, hizo el descubrimiento chocante.

100 metros abajo, en el fondo de un profundo y angosto cañón, había un cachorro abandonado.

Zak supo que no podría dejar al cachorro a que muriera. Había sido un día agotador, pero Zak estaba comprometido y era lo suficientemente fuerte para lograr el rescate. Él pasó horas escalando en el cañón para llevarle comida al perro hambriento. En el proceso, fue ganándose la confianza del perro, a quien llamó Riley.

Zak regresó al día siquiente con una jaula para perros y descendió de nuevo al cañón para rescatar a Riley. El perro estaba en los huesos y tenía heridas de escopeta. Zak lo llevó de inmediato al hospital animal.

Riley estaba finalmente a salvo, pero tenía mucho por recorrer para recuperarse. Afortunadamente, Zak y su familia decidieron adoptarlo.

Lento pero seguro, Riley comenzó a recuperar su salud. El ganó peso y su personalidad empezó a relucir. Solo mira su transformación!

Ahora han pasado los años y Riley no podría estar más feliz. Él y Zak incluso regresaron a los cañones de Arizona -- solo que esta vez, su mejor amigo estaría a su lado y nunca lo dejará ir.

Si este post te ha gustado, no te lo quedes para ti y compártelo con los tuyos.

F: littlethings