Un Perro Va A La Iglesia Todos Los Días, Pero Cuando Sepas La Razón... Te Dolerá El Corazón.

Este perro es Tommy. Su dueña, Maria Margherita Lochi, lo conoció cuando lo encontró abandonado en el campo, cerca de su hogar en San Donaci, Italia.

Al poco tiempo de encontrarlo deambulando, se encariñó con el perro y decidió adoptarlo.

Tristemente, María murió a la edad de 57 años.

Su funeral se realizó en la iglesia local y Tommy asistió a ver a su dueña ser honrada en el servicio. Meses después, Tommy es visto en la iglesia cada mañana, sentado junto al altar.

Los miembros de la iglesia y otras personas del pueblo, reciben a Tommy con los brazos abiertos e incluso le dan comida mientras él permanece sentado pacientemente en el lugar en el que vio por última vez la cara de María.

Si este post te ha gustado, no te lo quedes para ti y compártelo con los tuyos.

F: wimp