Viejecito Intenta Comprar Sus Propios Perros De Una Perrera. Pero Lo Que Ocurre En Realidad? WoW!

Esta es una historia tan increíble que no pude aguantar sin llorar.

Todo empezó cuando en septiembre de 2015 cuando un veterano de guerra sufrió un ataque al corazón. Y Como no podía cuidar a sus perros Bailey y Blaze los llevaron a un refugio que quedaba anexo a una tienda de animales.

El refugio se ofreció para cuidar a Bailey y Blaze hasta que el propietario se recuperara. Pero el tiempo pasaba y el dueño de los perros seguía en el hospital y estaba demasiado enfermo para cuidar de los perros. Entonces el centro decidió ponerlos en adopción. Pero el destino tenía otros planes. Y cuando su dueño salió del hospital los perros todavía seguían en el refugio.

Así que el hombre se fue al refugio con toda la intención de llevar a sus perros de vuelta a casa... Pero se encontró con el problema de que tenía que pagar 250 dólares por tasas de adopción. Ahí el pobre hombre quedó completamente desolado porque no tenía el dinero.

Pero al día siguiente acudió de nuevo al refugio para intentar ver a sus perros... Y ocurrió una gran sorpresa!

Sigue leyendo para ver algo realmente bonito...

Cuando el viejecito se curó lo primero que pensó fue en sus perros y decidió ir al refugio para verlos. Pero había un problema, hacía demasiado tiempo que él estaba en el hospital y el refugio los había puesto en adopción. Ahora, si él quería adoptarles, tenía que pagar 250 dólares. Y NO TENÍA ESE DINERO.

EL VIEJECITO ESTABA DESOLADO. El hombre estaba tratando desesperadamente de conseguir el dinero pero nadie se lo daba. NO había mucho tiempo: Bailey y Blaze son jóvenes, cariñosos, juguetones, y era sólo una cuestión de tiempo para que encontraran una nueva familia adoptiva...

... Pero dos días más tarde ocurrió algo bellísimo.

Una empleada de Petsmart le dijo al viejecito que se podía llevar sus perros a casa. Sin ningún problema!

Al final resultó que una mujer que estaba por la tienda y se había enterado del problema quedó conmovida. Y la noche antes de que el hombre regresara al refugio por segunda vez, ella pagó los honorarios de la adopción, junto con la comida, golosinas y juguetes que estaban en los gastos.

El viejecito quedó alucinado.

Lo más increíble es que la bondad sigue y ya ha habido más gente que le ha hecho regalos y donaciones al viejecito.

El viejecito esta eufórico. Ha recuperado su fe en la humanidad.

NO olvides compartir esta historia tan conmovedora!


Heres the video to the story!

Posted by Lindsay Marie on Thursday, December 17, 2015

Si esto te ha gustado, NO te lo quedes sólo para ti y compártelo con los tuyos!

F: Lindsay Marie via Facebook